El detalle olvidado

Muchas veces compramos una lámina preciosa pero si no sabemos bien como enmarcarla le podemos quitar protagonismo, darle demasiado o no acabarlo de combinar bien con la habitación donde lo colgaremos. A veces las cosas que destacan por su sencillez son las que acaban llamando más la atención.

Aquí entra en juego el Passepertout que no es más que una cartulina que se instala entre la lámina y el marco. El Passepertout en muchas ocasiones olvidado puede ser un gran aliado en el momento de enmarcar, porque es capaz de transformar todo el espacio entero. Os dejamos varias formas de combinarlo.

1. Icónico y moderno:

Para conseguir este estilo la clave es combinar un marco estrecho con un Passepertout ancho. Ayuda a hacer una transición fácil y bonita entre la pared y la obra.

decoracion-madera.com

2. Minimalista:

Para crear este efecto solo necesitamos una moldura concreta y mucho Passepertout, la obra deberá ser pequeña y quedara inmersa en el cuadro dando sensación de unanimidad y minimalismo. Se crea un potente foco que hará que no dejes de mirar la imagen.

3. Nocturne

Esta propuesta es más arriesgada pero muy elegante. Un passepartout negro con una obra negra. Dependiendo de como tengamos decorada la estancia este cuadro llamará la atención pero sin desentonar en el entorno.

4. Luminosidad

Para conseguir esta sencilla pero llamativa combinación, sólo debemos usar un passepertout de color blanco junto con una obra clara.

5. Passepartout oscuro:

Seria el efecto contrario al anterior y nos daría una respectiva de túnel hacia la obra, donde esta destaca y brilla gracias a los límites negros de su alrededor.

6. Passepartout de madera:

Este tipo de Passepartout de madera apodado también Maria Luisa en honor a la esposa de Napoleón, se suele usar para enmarcar cuadros un poco más clásicos. En el caso de los óleos por ejemplo, es un elemento casi ineludible.

7. A color!

Aquí el Passepartout adquiere protagonismo puesto que tiene colores llamativos. La obra gracias a él se hace mas grande, y adquiere un nuevo encanto. A pesar de que es cierto que es una combinación arriesgada, puede quedar muy bien en obras monocromáticas o láminas infantiles.

8. Jugando con los Passepartout

Esta idea es ideal para obras de tamaño pequeño y medio, gracias a la composicón tridimensional que adquiere la obra gracias a la combinación de dos passepartout, se cambia completamente el estilo y ayuda a darle amplitud a la obra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *